Los escollos de 2015

Cada año nuevo, los unos a los otros nos deseamos lo mejor, un momento de esperanzas y de compromisos. Sin embargo, pese a que el optimismo es fundamental como herramienta para leer la historia, que demuestra que la humanidad siempre encuentra soluciones, al mirar hacia 2015, será necesario un cierto realismo.

Necesitamos compasión y simpatía hacia el nuevo año que ha nacido, ya que cobran vida una gran cantidad de obstáculos. Hemos enumerado los diez más importantes, y por supuesto se pueden añadir muchos otros.

Nada es tan subjetivo como decidir prioridades. Así que mantendremos nuestro sencillo y conciso decálogo, dejando fuera las complejidades y el trabajo analítico serio.

1) Europa está comenzando el Año Nuevo con un llamamiento a la derrota, con partidos antieuropeos creciendo por todas partes y con muchas contradicciones internas.

La brecha mayor es entre el Norte (protestante) y el Sur (católico). Alemanes, finlandeses, holandeses y así sucesivamente, consideran la ciencia económica como parte de la moral. Estiman que la deuda un pecado (en alemán, las palabras  pecado y deuda tienen la misma raíz), el resultado de una vida libertina, que debe ser redimida a través de un proceso de ajuste, tan doloroso como necesario.

Esto comenzó con Grecia, que vivió sobre la línea de sus posibilidades, optando por falsificar sus datos económicos ante la Comisión Europea. Grecia es tan sólo el 4% del PIB europeo, pero el castigo fue rápido y severo. El rescate se decidió en primer lugar, para reembolsar a los bancos alemanes, que se habían expuesto fuertemente en todos los países cuyos títulos soberanos eran más baratos.grecia fuera alemanes

El costo social del plan de rescate ha sido brutal. Aún así, debido a la fuerte caída de los ingresos del Estado como consecuencia de la reducción de los ingresos, la proporción de la deuda  en el PIB pasó de 128%  a cerca de 180%.

A esto se une un debate entre los que piden más tolerancia para asegurar el desarrollo, como Italia, Francia, España y Portugal, y los del Norte, que insisten en que la austeridad es la única solución. El tema se ha convertido en un diálogo de sordos.

Sin embargo,  el momento de la verdad ha llegado a Grecia. El 25 de enero se van a celebrar elecciones y el partido de izquierda, Syriza, se perfila como probable ganador, aunque la campaña del miedo de los partidos tradicionales será muy eficaz.

Su líder, Alexis Tsipras, ya ha anunciado que no continuará la política actual de causar daño social a sus ciudadanos y que va a solicitar una reducción consistente de la deuda. Caso contrario,  Grecia saldrá de la Unión Europea (UE).

Economistas de prestigio, inclusive del Fondo Monetario Internacional (FMI), han argumentado que Europa debe hacer de tripas corazón y aceptar una pérdida en los bonos griegos. Pese a que el costo de la reducción de la deuda sería mínimo para los contribuyentes europeos, los obstáculos políticos son enormes.

El problema para los halcones del norte es que el próximo de la fila es Italia, que se basa en sus bonos para financiar sus obligaciones de deuda cada vez mayores. En Italia, que constituye 22% del PIB europeo,  la deuda se sitúa ahora en 133% del PIB, mayor que la de Grecia antes de que se viera obligada a un rescate.

Detrás viene Francia, cuyo gobierno está colapsando por las medidas de austeridad, con la  antieuropea Marine Le Pen, que asoma como posible vencedora en las próximas elecciones.

Si se produjese alguna indulgencia en esos casos, España y Portugal van a protestar porque a ellos les obligaron a adoptar una política de austeridad dolorosa que otros evitaron…

Por lo tanto, será un momento de la verdad en el que la UE tendrá que decidir qué hacer.

La nueva Comisión Europea aparece como un homenaje al status quo, por lo que la única esperanza proviene del Banco Central Europeo, donde la realidad económica (estancamiento y falta de crecimiento), tiene prioridad sobre los debates ideológicos.

Sin embargo con los ciudadanos del norte tenazmente opuestos a meter sus manos en los bolsillos para socializar la deuda de los meridionales, no será un asunto fácil. Ya es hora de que los dioses griegos abandonen los museos y vuelvan a reinar sobre sus mortales…

2) El sistema político disfuncional americano. Es ahora claro que el Congreso, la Casa Blanca y la Corte Suprema se han convertido en órganos partidistas, incapaces de administrar juntos el país. Cuando los poderes ejecutivo, legislativo y judicial no son capaces de trascender el partidismo, la democracia está en grave peligro.

Esta situación continuará si Hillary Clinton gana las próximas elecciones. Paul Krugman dice que “estamos viendo una década o aún más, en la que tenemos un sistema político que es esencialmente incapaz de hacer cualquier avance hacia la solución de los principales problemas” (Entrevista a Ezra Klein , Vox 30/12/2015).

eeuu obama shhDe hecho,  2015 será el último año válido para que Barack Obama opte por emprender alguna acción. Se podrá convertir en un cero a la izquierda con las elecciones previstas para noviembre de 2016. Hay tantos temas en espera, que es muy improbable que Obama sea capaz de hacer algo.

El hecho es que muy tardíamente, él ha decidido tomar decisiones por la vía ejecutiva, sin pedir la aprobación del Congreso y en poco tiempo nos ha puesto de nuevo en el rumbo del debate ambiental, ha solucionado el bloqueo anacrónico en Cuba y ha adoptado algunas medidas en materia de inmigración.

Por supuesto, todas estas acciones no pueden cumplirse sin la aprobación del Congreso. Se puede decir simplemente que Estados Unidos no es plenamente capaz de desempeñar su papel en la gobernanza mundial.

Un número creciente de personas en todo el mundo considera que todo esto es bueno,  pero el Partido Republicano es un fuerte defensor del unilateralismo. La excepcionalidad estadounidense está rechazando todo tratado internacional,  por lo que Washington no es una fuerza positiva para una gobernanza global democrática y participativa …

3) Estados Unidos no está solo en su crisis política interna. De hecho, en todos los países europeos, los partidos xenófobos, anti-sistema y anti-Europa  están creciendo y condicionando  a sus gobiernos.

En una región con una población decreciente, todos los gobiernos están introduciendo medidas para limitar la inmigración, incluso de otros europeos. Hay un descontento en general con los políticos, que son considerados cada vez más corruptos y auto-referentes.

La democracia liberal es un modelo menguante, no sólo debido a la supuesta mayor eficiencia del modelo chino, sino porque incluso es en países europeos donde esta opción política se está cuestionando.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, defiende públicamente un sistema más autoritario, mientras  el presidente ruso Vladimir Putin está apoyando a todos los partidos de derecha en Europa. El Partido Nacional francés de Le Pen acaba de conseguir un préstamo de 8 millones de euros de un banco ruso y todos los líderes de la derecha están visitando Moscú.

A excepción de Túnez, la primavera árabe ha resultado en un cambio de autocracia y en África no se registra un progreso real para la democracia.

Uno de los resultados más importantes del debilitamiento de la democracia como sistema universal aceptado,  junto con el creciente deterioro de los liderazgos políticos nacionales,  ha sido el continuo deterioro del sistema internacional.

Las Naciones Unidas, la UE, la Corte Internacional de Justicia, e incluso el FMI y el Banco Mundial, están en el punto más bajo desde su creación. Como resultado, falta una acción coordinada  sobre algunas cuestiones fundamentales, tales como el desarme nuclear y la regulación de las finanzas, ahora en rueda libre, totalmente fuera de control.

Los presupuestos de cooperación internacional se han reducido usando la crisis económica como pretexto. El papel de las Naciones Unidas en la crisis del Ébola fue muy por debajo de las expectativas.

El sistema internacional se ve obstaculizado por la falta de recursos y de liderazgo por parte de los países miembros y hay un esfuerzo continuo para reapropiarse a nivel nacional de  funciones y espacios que eran delegados a nivel internacional o supranacional.

La nueva Comisión Europea está cooperando con esa tendencia. Ha anunciado la supresión de diversas normativas europeas, de manera especialmente significativa en el ámbito social y ambiental.

El Reino Unido está considerando la posibilidad de retirarse de la Corte Europea de Justicia. China está creando un banco regional alternativo. El declive del G8 y del G20 es evidente para todo el mundo.g20  obama y putin

¿Cómo puede funcionar un mundo complejo e interdependiente sin algún tipo de gobernanza mundial?  Seremos muy pronto 9.000 millones de personas.  ¿Es posible funcionar con la vieja política de poderío militar?

4) Un reto muy importante para los valores occidentales proviene del nuevo Estado Islámico, ISIS, que normalmente se describe como un movimiento fanático terrorista. Esto es ignorar las frustraciones creadas por la era colonial que se proyectan hasta hoy en el mundo árabe.

Antes del final de la Primera Guerra Mundial, Francia y Gran Bretaña dividieron el Imperio Otomano en varios estados, que antes no existían.

Irak, por ejemplo, fue una creación de Winston Churchill para garantizar petróleo para el Imperio Británico.  Siria, Líbano, Argelia, Libia y así sucesivamente, no existían. El poder colonial inventó reyes y gobernantes, con la intención de asegurar la lealtad de sus nuevos ciudadanos y nunca hubo la más mínima intención de fundar alguna democracia.

Jamás existieron inversiones para la industrialización o modernización en la época colonial. Como resultado final, el espacio social y educativo, muy descuidado por el Estado, ha sido ocupado por movimientos religiosos.

El Islam es básicamente una religión igualitaria y el sistema político se tradujo en corrupción y un poder ilimitado ciego. La primavera árabe fue en gran medida la representación de millones de ciudadanos, muchos de ellos jóvenes, con una mejor educación y un claro sentido de frustración.

El ISIS es la válvula de escape, donde la gente siente que se va a crear de nuevo un califato basado en la justicia y la piedad, regresando a un mundo árabe orgulloso y libre. Considerar iguales los fanáticos a los miles de jóvenes que dan su vida haciéndose estallar a sí mismos, es equivocarse de pleno.

Al mirar a la división entre sunitas y chiitas como algo natural, si tener en cuenta los siglos en los que vivieron juntos y con otras religiones, es igualmente a pasar por alto la instrumentalización que los gobernantes han estado haciendo del Islam.

No es ningún secreto que Arabia Saudita ha estado financiando en todas partes al salafismo,  una forma radical de los sunitas, que los países del Golfo han estado financiando a los sunitas contra los chiitas y lo contrario ha hecho Irán. Y que el conflicto sirio ha sido una guerra por poderes.

En la mente árabe, el Occidente es el responsable por su humillación y sumisión. La llaga permanente de Palestina y el apoyo a Israel están allí como un recordatorio permanente.

palestina banderazoEn este cuadro, a través de aviones no tripulados y otras acciones militares, Occidente ha hecho todo lo posible para aparecer como la intención de reprimir a los árabes en su lucha por la autonomía y la identidad.

Ahora es demasiado tarde para cambiar una situación de confrontación, donde incluso la mayoría silenciosa constituida por musulmanes moderados, no considera a Occidente  como un aliado.

Habría que esperar  que el exceso de petróleo –también como consecuencia de la independencia energética de los Estados gracias al petróleo bituminoso–, hará de los países del Golfo menos esenciales que antes para Occidente.

Pero cuando se ve cómo el gobierno estadounidense ha decidido ignorar el papel primordial que Pakistán jugó en el apoyo al movimiento talibán en Afganistán, donde tenían casi 100.000 soldados, es posible darse cuenta que la diplomacia estadounidense está tratando de limitar los compromisos y los enfrentamientos.

Europa, por supuesto, se limita a seguir más o menos a regañadientes la línea Washington… Así que en 2015 no vamos a registrar menos confrontación,  sino más.

5) Relacionada con esto,  está la cuestión de Palestina. Ahora está claro para todos que el primer ministro israelí Benjamin Nethayanu no tiene ninguna intención de permitir algo como un Estado palestino, permitiendo el aumento de los asentamientos que se levanten en un territorio contiguo.

El problema es que cuenta con una mayoría de la opinión pública, que piensa que el mundo exterior no respalda la seguridad de Israel, un mundo que no entiende que un Estado palestino sería una amenaza.

Esta falta de diálogo ha hecho aún más profunda la división entre los palestinos que creen en la diplomacia y los que consideran que es claramente una pérdida de tiempo. La última acción militar israelí, con la destrucción de 30.000 casas en Gaza, sigue radicalizando esa parte de Palestina y aumentando de la brecha entre Hamas y la OLP.

Es la prueba para Nethayanu de que el presidente palestino Mahmud Abás no puede controlar a los radicales. Y este ciclo continúa sin disminuir. Estados Unidos está obligado, por razones internas, a apoyar a Israel pase lo que pase, aunque va condenando nuevos asentamientos, la escalada de la violencia, la respuesta militar desproporcionada y así sucesivamente.

Pero puede ser que en 2015 algo va a pasar. Un número creciente de gobiernos europeos han decidido tomar medidas concretas para el establecimiento de un Estado palestino, sin ninguna reacción norteamericana significativa.

Esta tendencia continuará durante 2015. La comisaria Federica Mogherini,  alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad,  ha declarado que tiene la intención de contar con Palestina como un Estado reconocido antes del final de esta comisión.

En un mundo normal, esto habría llevado a una mesa de negociaciones a Israel y los palestinos. ¿Pero esto sucede?  Mucho depende de la cada vez más  radical opinión pública de Israel.

6) También la cuestión de Ucrania registrará algunos movimientos en 2015. Hay una creciente conciencia de que empujar a Rusia a los brazos de China no es del interés de Europa. Y a largo plazo ni siquiera de Estados Unidos, que es el principal impulsor de las sanciones.

Asimismo, existe un aumento de la sensibilidad de que impulsar el cerco a Rusia, al admitir a todos los países que la rodean en la OTAN, con Ucrania como el último paso, ha ido provocando una esperada reacción rusa. Putin creó la llaga ucraniana como una forma de mantener abierta la cuestión de su espacio. Ahora reclama representar los intereses de todos los rusos, donde quiera que ellos estén.

Las sanciones han ido afectando a la economía rusa, en especial con la reducción del costo del petróleo, que también está golpeando a Venezuela e Irán, otros opositores de Estados Unidos. Putin, que goza de gran popularidad por su acción para defender los hermanos rusos en el este de Ucrania, está condenado a perder apoyo debido a la situación económica.

Por otra parte Europa –Alemania en primer lugar–, se da cuenta que la disminución de las exportaciones a Rusia es una de las razones del estancamiento económico actual. Por lo tanto, una vez más en un mundo normal, las dos partes deberían reunirse este año para llevar a cabo  algún tipo de diálogo.

Pero lo que complica esta ecuación es el hecho de que Estados Unidos está al margen de las consecuencias de las sanciones, incluso proponiéndose a sí mismo para sustituir a Rusia, eliminando la dependencia europea del petróleo ruso. Pero para pasar de una dependencia a otra, se requeriría mucho tiempo y muchas inversiones.

7) La tensión asiática. Tenemos simultáneamente dos gobiernos nacionalistas en Japón y en China, por primera vez desde la revolución china. Ambos necesitan de apoyo nacional. Además, las guerras del pasado nunca se olvidan, sobre todo porque ambos países perdieron guerras y tienen un orgullo que reponer.

En los últimos años, se ha registrado una creciente confrontación entre los dos países, utilizando las pequeñas islas Senkaku como zona de conflicto. El primer ministro japonés Shinzō  Abe, ahora reelecto, ha sido en gran medida el que ha ido alimentando el conflicto.

En 2015 quedará claro cuán grande es su intención de mantener la misma línea, o bien buscará más diálogo con China, que realmente necesita, tal como indica el interés económico japonés.

Luego tenemos India,  otro gigante que crece y que en un par de décadas tendrá una población mayor que la de China, lo que convertirá las relaciones asiáticas en todavía más complejas. También porque Indonesia, Filipinas, Malasia, Singapur y así sucesivamente se están convirtiendo actores internacionales relevantes.

Como sea, la tensión continuará en Asia y 2015 verá más de lo mismo: un declive de Occidente,  en especial de Estados Unidos y Europa como actores internacionales claves, y una presencia cada vez mayor de Asia como el baricentro de la economía mundial. La reducción modesta del crecimiento de China ha sido suficiente para provocar una significativa pérdida de la velocidad del mundo.

8) El año 2015 pasará a la historia como decisivo para el control climático. La Conferencia de la ONU de París en diciembre, de acuerdo con la inmensa mayoría de los científicos, será la última oportunidad para alcanzar un acuerdo global sobre contaminación ambiental, con 2025 como fecha límite impostergable para la aplicación de un plan de acción.

Durante mucho tiempo no se adoptaron medidas, ya que los países en desarrollo consideraban a los países ricos como los responsables del desastre, los que ahora querían un acuerdo global que habría bloqueado su desarrollo económico en el nombre del control del clima, perpetuando  la brecha Norte-Sur.

Con esto,  el Congreso estadounidense tiene la excusa de que no hay compromisos que podrían ser tomadas por Estados Unidos, a menos que todos los países acepten los compromisos.

Este juego fue interrumpido por un acuerdo inesperado entre Estados Unidos y China, acordado por los presidentes Obama y Xi Jinping. Pero la conferencia de Lima se conviertió en un mero ejercicio formal, sobre la manera de encontrar el mínimo común denominador para anunciar un acuerdo.

De hecho, eso significa que cada país es libre de decidir su propio plan de acción, y es además responsable por su control.brics2014 2

India, el tercer contaminador, ha anunciado que van a aumentar el uso de carbón, debido a que no pretende sacrificar su desarrollo por el Clima. Todos los países exportadores de energías no renovables, como Venezuela, Irán y Arabia Saudita también evitan compromisos serios definitivos.

Varios países pobres están solicitando ayuda económica para hacer la transición a una economía verde. En marzo, los países deben comenzar a presentar sus planes nacionales. Hay una mínima oportunidad de que esto se traducirá en algo suficiente para revertir la tendencia del cambio climático, porque el mundo tendría que tomar decisiones mucho más dramáticas más tarde, con un daño irreversible.

Por lo tanto 2015 parece bastante una fecha para recordar que hay que mostrar que la humanidad se parcela en 198 estados incapaces de pensar en términos planetarios y salvar al mundo. Será el año en que la incapacidad del sistema internacional para defender a sus ciudadanos, se convertirá finalmente evidente, pero puede ser que inducirá a algo de conciencia…

9) La creciente injusticia social. Según Oxfam, en diez años, Inglaterra habrá regresado al nivel de injusticia social de los tiempos de la reina Victoria. Hasta ahora, todas las cifras son claras. En 2003, la riqueza de los10 hombres  más ricos del mundo aumentó tanto como el presupuesto de Canadá y Brasil.

No existen precedentes en la historia del mundo sobre tal concentración de la riqueza y que a su vez,  es acompañada del desmantelamiento del bienestar social, que es el resultado de la lucha por la justicia social desde los tiempos de la reina Victoria.

Todas las conquistas sociales plasmadas en las instituciones sociales que fueron el resultado de un capitalismo socialmente responsable, se encuentran en declive y la caída del muro de Berlín ha eliminado la amenaza socialista.

Pero en un planeta de aproximadamente 9.000 millones de habitantes, la injusticia es mucho más estridente e inaceptable que en un país de 30 millones de personas, población de la Gran Bretaña victoriana.

La tendencia actual de la desigualdad social es global y no nacional. Pero claramente no sostenible, por lo que vamos a entrar de nuevo en un ciclo de agitación social y lucha por la justicia. La pregunta es si será o no violenta.

En este año, la injusticia social va a crecer y va a ser más obscena. Por lo tanto puede ser que 2015 traiga más conciencia y más reacción de todas partes por una sociedad más justa y participativa, lo que nos lleva al último punto,

10) La desaparición del sistema de información. Este punto no necesita de mucha elaboración. Ahora es claro para todos que el sistema de información no es capaz de tratar los desafíos de los nuevos tiempos. Se ha vuelto demasiado comercial y cada vez más provinciana, al ir tras los acontecimientos ignorando los procesos.

Los periódicos registran una disminución de la circulación y las personas activas necesitan cada vez más de la Internet. Existe un proceso de concentración y homogeneización,  alcanzando una dimensión sin precedentes.

El año 2015 comienza con esta gran desventaja. Los ciudadanos no estarán mucho mejor informados que el año pasado. Y un mundo mal informado es un mundo que se desplaza sin brújula.

Por lo tanto, seamos pacientes con este 2015 que ha nacido y entendamos que sólo con el trabajo, el compromiso y el idealismo de muchas personas será posible dejar una herencia mejor que su año predecesor.

*El autor es co-fundador y ex Director General de Inter Press Service (IPS). En los últimos años también fundó Other News, un servicio que proporciona “información que los mercados eliminan”

Lascia un commento

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.