Después de dos décadas perdidas, Japón se está deslizando

En los años 80, Japón era el dragón del mundo. Toda nueva tecnología – automóviles, aparatos, cámaras, equipamiento médico y nuevos sistemas de gestión – venía de Japón. Luego el país empezó a aflojar el ritmo y básicamente se durmió. No obstante, sus niveles de producción y sus reservas financieras eran lo suficientemente altos para que el declino a nivel global no afectara demasiado al ciudadano medio.